top of page

~ My Blog ~

Guerra Espiritual Parte 7


Entender el panorama del campo de batalla


El siguiente elemento en el análisis del panorama del campo de batalla es la filosofía. El propósito de esta reflexión es señalar dos ejemplos primarios que han alterado el panorama del campo de batalla hasta tal punto que incluso la Iglesia ha comprometido sus convicciones ignorando la revelación de Dios. Ha habido millones de afirmaciones filosóficas a lo largo de los siglos. Ni siquiera es posible mencionar un puñado de ellas. Sólo abordaré dos propuestas filosóficas en esta breve reflexión: (1) filosofía evolucionista, y (2) la filosofía del aborto. Si te preguntas por qué elegí estas dos perspectivas filosóficas, déjame compartir mi razonamiento.


En primer lugar, la evolución, a pesar de que ha demostrado ser totalmente inadecuada para explicar el origen de la vida en este planeta, ha abierto la puerta para establecer una ética sin Dios que sumerge sociedades y continentes enteros en la anarquía, la esclavitud y el genocidio. Las presuposiciones ateas inherentes a la filosofía evolutiva erosionan el valor y la dignidad de la vida humana, lo que permite eliminar a los miembros de la sociedad que las élites consideran menos deseables. Darwin llamó a esta premisa genocida: "la supervivencia de los más fuertes". En la superficie la frase suena lo suficientemente inocente, hasta que los cuerpos de personas inocentes son arrojados a fosas masivas como si fueran basura.


En segundo lugar, la filosofía del aborto es una ideología asesina utilizada por las élites para seleccionar quién debe sobrevivir y quién debe ser eliminado. El aborto ha empañado la conciencia de las personas hasta el punto de que el respeto por la santidad de la vida humana se ha perdido. Cuando una filosofía atea que promueve la supervivencia del más apto se combina con la depravación sexual asesina del aborto, no hay límite a la corrupción que el diablo puede desatar sobre una sociedad. Y la Iglesia debe despertar a la realidad de que estas dos filosofías tienen un objetivo común: la destrucción de la Iglesia cristiana atacando el fundamento mismo de la creencia en Dios. Primero abordaré la filosofía evolutiva.


Filosofía evolucionista


Permítanme comenzar esta parte diciendo que no hay manera de resumir la filosofía evolutiva en los próximos párrafos. Además, permítanme estipular que estoy usando el término filosofía evolutiva porque la evolución darwiniana no se trata de biología. La evolución es un intento de remover a Dios y a la Iglesia del debate público disfrazado de ciencia. Evolucionistas y biólogos pueden oponerse a mi caracterización de sus convicciones filosóficas, pero, al mirar los resultados de la filosofía evolucionista, es prácticamente imposible para mí llegar a una conclusión diferente.


Dos documentos surgieron en el siglo XIX, producidos con buenas intenciones superficiales, pero sus consecuencias no deseadas incluyen el borrar a Dios de la conciencia humana. Estos documentos son: "El Manifiesto Comunista", escrito por Karl Marx en 1848, y "El Origen de las Especies", escrito por Charles Darwin en 1859. Es una coincidencia increíble que ambos documentos tuvieran fundamentos filosóficos ateos, y ambos atacaron a Dios como innecesario por Darwin y como "el opio del pueblo" por Marx. Dado que no puedo resumir ninguno de los dos documentos en esta breve reflexión, animo al lector a realizar más investigaciones para confirmar o refutar mis observaciones generalizadas.


La organización atea llamada "Liberándose de la Religión" publicó un discurso de Jerry Coyne en 2017 que declaró: "Ésta es mi tesis para la noche: El hecho de la evolución no sólo es inherentemente ateo. Es inherentemente anti-teísta. Va en contra de la noción de que hay un dios”. (https://ffrf.org/publications/freethought-today/item/28552-evolution-and-atheism-best-friends-forever-jerry-coyne). En otras palabras, el Sr. Coyne no considera que su herejía atea es una cuestión de convicciones filosóficas personales. No. Él quiere atacar agresivamente a aquellos que profesan creer en Dios. La filosofía evolucionista se ha convertido en un martillo empuñado por hombres poderosos en la academia para golpear a la Iglesia Cristiana hasta la sumisión. Y cuando los cristianos entretienen esta parodia, están jugando en el terreno del diablo, y peleando la guerra espiritual con las armas del enemigo.


Independientemente de lo que hayas oído, la teoría de la evolución no se trata de biología. Ciertamente, muchos de los defensores de la evolución son sinceros en su creencia de que están promoviendo la ciencia, más específicamente, la ciencia biológica. A pesar de sus motivaciones, ni un solo biólogo ha podido presentar ninguna evidencia creíble de que alguna de las especies de la tierra haya sufrido un cambio su genoma (el genoma es el lenguaje genético que le da a cada especie sus características únicas) y que terminaran convirtiéndose en una especie totalmente diferente. Cuando Darwin escribió su libro El Origen de las Especies, él ni siquiera conocía la información más rudimentaria sobre la composición de la célula, y mucho menos sobre la complejidad monumental necesaria para que una especie evolucionara en otra. Además, Darwin no tenía ningún conocimiento sobre el ADN, que es el lenguaje genético que identifica las cualidades únicas de cada organismo en esta tierra. Por ejemplo, ningún ser humano vivo comparte el mismo ADN, con la exención de gemelos idénticos.


Darwin creía que la célula era sólo una masa indefinida sin ningún componente en ella. Sin embargo, el microbiólogo Michael Behe, quien escribió el libro "La Caja Negra de Darwin" (Darwin’s Black Box), ha demostrado claramente que la célula es un mecanismo complejo con "máquinas" que mueven proteínas de un lado de la célula al otro para seguir alimentando y construyendo la célula. La tesis de Behe estableció que la complejidad del mecanismo de la célula no pudo haber evolucionado con el tiempo porque todas las partes tenían que estar presentes al mismo tiempo para que la célula sobreviviera. Por lo tanto, el título del libro como una caja negra, significa que la filosofía evolucionista no tiene una explicación viable para la complejidad de la célula. La caja negra ha atrapado la evolución en una posición de la que no puede escapar, exponiendo la evolución darwiniana como una construcción filosófica sin ninguna base en la realidad.


Alguien puede objetar preguntando, ¿qué puedo decir de toda la evidencia que existe? Mi respuesta a eso es bastante simple. Si la filosofía evolucionista no puede definir y explicar la base misma de la vida en la tierra, todo lo demás es un castillo de arena. Construyeron la torre Sears con humo y espejos. Cuando presionas a estos científicos para que expliquen el origen mismo de la vida, se esconden detrás de la frase de que nadie lo sabe porque no había nadie presente cuando sucedió. Bueno, si nadie lo sabe, ¿por qué están promoviendo la filosofía como si lo supieran? Pero alguien lo sabe, Dios lo sabe.


El énfasis ateo en la evolución darwiniana es la razón por la que digo que el punto de partida de Darwin fue filosófico, no biológico. No tenía suficientes datos científicos para formular su teoría, y tuvo que confiar en presuposiciones filosóficas para construir su casa de cartas. Como resultado, la filosofía darwiniana se ha convertido en el grito de batalla para los ateos de todo el mundo de que la vida en esta tierra puede explicarse sin Dios. El problema para estos científicos es que han formulado cómo creen que la vida se desarrolló en esta tierra, pero ninguno de ellos puede explicar cómo la vida misma se originó sin Dios.


La explicación más rudimentaria que proporcionan los evolucionistas es que hace mil millones de millones de millones de millones de años, en lo que se llama una sopa prehistórica, los productos químicos existentes en ese momento se activaron con algún tipo de energía que, milagrosamente, produjo los primeros organismos vivos unicelulares. Estos organismos, sin mente, propósito o conciencia, por razones que nadie puede discernir, comenzaron a multiplicarse en formas de vida más complejas. No se nos dice si estos organismos tenían el mismo ADN o si surgieron con un sistema reproductivo incorporado que les hizo posible multiplicarse. Después de unos cuantos millones de millones de años, a medida que estos organismos se volvieron más complejos por razones que no se han podido determinar, ellos decidieron producir patas, alas y ojos. Entonces, estas criaturas súper inteligentes sin cerebro se dieron cuenta de que, si iban a sobrevivir, necesitarían un cerebro, efectivamente, desarrollaron un cerebro. Añade otros millones de años, y estos mismos organismos se dividen en mamíferos, peces, insectos y reptiles.


Nadie sabe cómo sucedió, pero como todos conocemos que estos animales están vivos hoy en día, estos científicos afirman que debió haber sucedido a través de innumerables mutaciones que alteraron el ADN en estas formas de vida. Estos científicos enseñan esta posición a pesar de que no hay un solo ejemplo en el que las mutaciones tuvieran efectos en el ADN de los huéspedes, mucho menos que tales mutaciones podrían ser hereditarias. Nadie sabe cómo estos organismos unicelulares se dieron cuenta de que si se quedaban como unicelulares nunca podrían convertirse en monos o ballenas, y aunque no tenían cerebro, querían convertirse en monos y ballenas. Si extrapolamos comenzando en nuestra experiencia actual sobre la vida en este planeta, no hay ni una sola línea de evidencia que pueda devolvernos a la sopa prehistórica que produjo esas primeras moléculas unicelulares. La filosofía darwiniana es probablemente el mayor engaño filosófico que el diablo ha visitado sobre la humanidad. Esta es la propuesta filosófica más sofisticada sin ninguna base en la realidad que jamás se haya inventado el diablo. Por lo tanto, es una mentira. ¿Y para qué? Con el único propósito de suprimir la verdad de la existencia de Dios.


Hay una simple prueba que puede remover la niebla de confusión sobre la teoría de la evolución. ¿Hay alguna evidencia, en cualquier lugar, de que el código genético de cualquier vida en esta tierra haya sido alterado y que resultó en una especie diferente por completo? El famoso ateo Richard Dawkins recibió tal pregunta y después de varios segundos embarazosos de buscar una respuesta en su memoria, no pudo responder a la pregunta. La razón por la que no pudo responder a la pregunta es porque no hay respuesta a la pregunta. Nunca ha habido evidencia de que ningún organismo vivo haya cambiado su código genético. Nunca ha sucedido. Así que, en lugar de decir que no podía dar un ejemplo, comenzó a filosofar y trató de dar respuesta a una pregunta que nadie le hizo. Su respuesta fue tan incoherente que yo no creo que ni él mismo podía creer lo que estaba diciendo. Puedes buscarlo tú mismo en la conexión siguiente. (https://www.youtube.com/watch?v=OCodJmnbvuU). Si tienes una mejor respuesta que la de Dawkins, te espero hasta que la produzcas. Y por favor, no me hables de los picos de las aves en las Islas Galápagos. (Continuará...).

8 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page