top of page

~ My Blog ~

Guerra Espiritual Parte 3


Tener un conocimiento práctico de las capacidades del enemigo


E tercer elemento para tener una estrategia coherente es tener un conocimiento práctico de las capacidades del enemigo. La Biblia proporciona varias descripciones útiles con respecto al enemigo. Consideraré tres de ellas que provén una visión adecuada de quién es el enemigo y cómo funciona. Los escritores bíblicos han descrito al enemigo como "el más astuto de todas las bestias en el huerto", como un "mentiroso y asesino desde el principio", y como un "león rugiente". El lector podría considerar otras descripciones, pero para mi propósito estos tres deberían darnos más de lo que necesitamos para desarrollar una estrategia coherente. Consideremos cada uno en orden. Nuestro enemigo es astuto


La primera referencia al diablo, como un enemigo, la encontramos en el libro del Génesis. En Génesis 3:1 leemos: “Ahora la serpiente era más astuta que todas las bestias del huerto que el Señor Dios había creado” (Génesis 1:1a). Moisés usó la palabra “serpiente” como una referencia metafórica al diablo. La palabra diablo significa “calumniador,” que fue lo que la serpiente hizo con Adán y Eva. Cuando digo que la palabra serpiente es una metáfora, no quiero minimizar el impacto de su significado. Al contrario. La metáfora permite a que el autor establezca una narrativa coherente sin quitar la contundencia de la intención del autor, que es mostrar que Adán y Eva no podían contender con la serpiente.


La primera descripción que la Biblia nos da acerca de la “serpiente” es que “era la más astuta de todas las bestias del huerto”. La palabra astuto tienen la connotación de alguien que es “hábil en los esquemas malignos o que es engañoso”. La implicación de esta definición era que para cuando la serpiente se reunió con Adán y Eva, ella ya era una experta en el desarrollo de esquemas malignos para robarles su intimidad con Dios. La frase “más astuta que todas las bestias” significa que ni Adán ni Eva tenían suficiente discernimiento para resistir el ataque de este enemigo por sí mismos. Ellos fueron sorprendidos desprevenidos porque no estaban naturalmente inclinados a pensar en términos malignos y, como resultado, cayeron en las mentiras de la serpiente. Otra palabra que Moisés usó para describir a la serpiente fue “bestia”. La serpiente era más astuta que “todas las otras bestias”, por lo tanto, la serpiente fue contada entre las bestias. Por cierto, esta es la misma palabra que se utiliza para describir el anticristo que vendrá sobre la tierra en los últimos días. El diccionario define a una bestia como una criatura “cruel y sucia”. Moisés no pudo haber usado una descripción más contundente y adecuada de este enemigo que busca engañar y destruir a los creyentes en Dios.


Por lo tanto, lo primero que necesitamos saber sobre el diablo, mientras preparamos nuestra estrategia de guerra, es aceptar que no podemos burlar, escapar o superar a la serpiente. Algunos podrían ser engañados en pensar que porque “tienen la mente de Cristo” eso significa que tienen la misma autoridad y poder que Jesús tiene. Bueno, déjame disuadirte de esa ilusión. Tener la mente de Cristo no tiene nada que ver con tener autoridad y el poder. Tiene que ver con vivir nuestras vidas de acuerdo con el propósito y el designio de Dios para cada discípulo. Nuestro enemigo es un asesino


La segunda descripción que quiero discutir es la que Jesús usó cuando dijo que el diablo es un “asesino desde el principio” y “él es un mentiroso y el padre de toda mentira” (Juan 8:44). Estas dos descripciones son muy gráficas e inequívocas. Como asesino, el diablo no tiene piedad y no da ofrece compasión. Los cristianos deben hacer sus planes tomando estas descripciones en cuenta. El único objetivo de Satanás es matar y destruir. No tiene valor redentor, y es un asesino sediento de sangre. Como resultado de eso, debemos tomar todas las precauciones necesarias cada vez que podamos entrar en contacto con él. La frase de que el diablo es un “mentiroso y padre de toda mentira” indica que no tiene conciencia. El diablo miente sabiendo que está mintiendo y plenamente consciente de que sabemos que está mintiendo, pero no le importa. Jesús acusó a los fariseos de ser hijos del diablo porque estaban mintiendo sobre quién era Jesús, tal como lo estaba haciendo el diablo. Cada vez que la gente cierra los ojos a la verdad o su pensamiento se ha corrompido, como los fariseos habían hecho, están haciendo la obra del diablo. Los cristianos en todos los niveles deben estar alerta, en todo momento, para discernir cuándo podrían estar cayendo en hacer el trabajo del diablo. En todas las guerras la mentira se utiliza como una desorientación para crear confusión. Cuando los cristianos utilizan definiciones filosóficas o políticas del mundo para describir la misión de la Iglesia, están usando la desorientación y se han convertido, aunque no estén conscientes, en instrumentos del diablo. Por ejemplo, cuando los cristianos usan frases como “evangelio social” o “justicia ambiental”, ya han perdido la batalla en tratar de desarrollar una estrategia coherente. Por ejemplo, no es posible que el ejército de los Estados Unidos desarrolle una estrategia coherente para la guerra utilizando el idioma y las imágenes del ejercito de China. Del mismo modo, cuando los cristianos usan un lenguaje extra-bíblico para describir la misión que Jesús nos dio, ya hemos renunciado a nuestros planes. Dios es un Dios de justicia. La justicia divina depende de la imparcialidad de Dios y de las cualidades morales de su carácter. La justicia de Dios no necesita un adjetivo. Todo lo que va en contra del carácter de Dios y que muestra tolerancia y favor de los inicuos y prejuicios contra los inocentes, es injusticia. No necesitamos usar eufemismos que sólo oscurecen la verdad de la palabra de Dios. Cuando una persona utiliza el eufemismo de la “justicia racial”, pretende inocularse de sus propios prejuicios. El juego se juega de esta manera: si pretendo estar a favor de la justicia racial, no puedes llamarme racista, aunque exprese mis puntos de vista con odio racial, porque no puedo ser racista porque estoy en el lado correcto del tema. Y el padre de las mentiras celebra en el infierno cuando los cristianos se enamoran de sus planes divisivos. Dios es Dios y no necesita adjetivos que sólo sirvan para crear divisiones en el Cuerpo de Cristo. El enemigo es un león rugiente


La tercera descripción que quiero considerar con respecto al diablo es que es un “león rugiente que busca a quién devorar” (1 Pedro 5:8). Una descripción de un león rugiente es que su rugir se puede escuchar por hasta cinco millas de distancia. Su propósito principal es infundir miedo. El miedo tiene la tendencia a paralizar y confundir a la presa. Una descripción secundaria de un león rugiente es que cuando los leones envejecen y han perdido sus dientes, ya no pueden ir a cazar. En esos casos, los leones viejos permanecen cerca del orgullo (rebaño) para proteger el orgullo con su rugido. El propósito del rugir, en estos casos, es asustar a los depredadores y llevarlos a dónde están los leones más jóvenes para que puedan ser cazados y matados.


En cualquier caso, el rugido del león tiene el propósito de producir miedo y confusión. Si aplicamos este significado a la descripción de Pedro, podríamos decir que la persecución es el rugido del diablo para producir miedo y confusión a la iglesia. El propósito final del diablo es crear dudas y desánimo con respecto a nuestra fe. Permítanme concluir esta reflexión con tres observaciones.


En primer lugar, como el más astuto de todas las bestias que el Señor creó, el propósito principal del diablo es engañar distorsionando la verdad de la palabra de Dios. Segundo, como asesino y mentiroso, el diablo es incapaz de compasión o misericordia. Su única motivación es la destrucción total de cualquier persona, incluso aquellos a quienes encuentra útiles durante un período de tiempo. Tercero, como león rugiente, el diablo quiere producir miedo para que nos desanimemos y seamos incapaces de cumplir la misión. Pero el rugido es también el signo de un enemigo derrotado, el león viejo sin dientes que ya no puede cazar. Como cristianos, debemos permanecer “sobrios y vigilantes” para evitar responder al enemigo con miedo o confusión. (SIGUIENTE: entender el medio ambiente del campo de batalla).

8 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page